Calle Germán Bernácer, 51.
965 683 489
mendoza@grupomendoza.es

¿Café o Té?

¿Café o Té?

Se acabó el verano, y llegó el otoño, y con él, la rutina. Esos ajetreados días en los que necesitamos nuestra fuente de energía para poder aguantar hasta el final de la jornada.

Sabemos lo que estáis pensando cuando hablamos de “fuente energía”. Vuestra querida taza de café por las mañanas, ¿Verdad? ¿O quizás sois más de tomar té?

Cierto es que cada vez son más las personas que toman té, gracias a sus múltiples variedades, y abandonan su rutina cafetera. No obstante, aunque entre ambos se hayan vuelto enemigos, el café sigue estando presente en los desayunos, almuerzos y meriendas de mucha gente.

¿Quieres conocer los beneficios y diferencias de cada uno? ¡Toma nota!

Beneficios del café

  • Aumento de energía,  estimula el sistema nervioso y, en consecuencia, mejora nuestro rendimiento físico. Las células grasas descomponen las grasas corporales y esto hace que aumente el nivel de adrenalina.
  • Previene el envejecimiento, gracias a su gran poder antioxidante y exfoliante.
  • Posee nutrientes como el potasio, magnesio y niacina.
  • Puede resultar muy beneficioso para la salud puesto que previene enfermedades como el cáncer de colon y de mama, la diabetes, infartos, cirrosis, depresión…
  • La cafeína reactiva la circulación y esto ayuda a mejorar algunos aspectos físicos como la celulitis y las ojeras
  • Es digestivo.

Beneficios del té

  • No posee calorías.
  • Ayuda a reducir el colesterol.
  • Al igual que el café, gracias a su efecto antioxidante y exfoliante, previene el envejecimiento.
  • Aumenta tus defensas aportándote más energía.
  • Su contenido de hierro ayuda a combatir la anemia.
  • Si se toma en caliente, reduce la ansiedad de comer.
  • Combate la ansiedad reduciendo la hormona del estrés.

El té también se caracteriza por prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares, estomacales, estados de ánimo, etc. No obstante, en función del tipo de té que tomes (rojo, verde, negro, roiboos…) te ayudará a combatir unos problemas u otros. Próximamente te lo contaremos con más detalle.

La principal diferencia entre el  y el café se basa, aunque suene extraño, en su principal relación. Estamos hablando de la cafeína, ya que el café contiene mucha más cafeína que el té y además el té contiene taninos, lo que regula la absorción de la cafeína. Por lo tanto los efectos estimulantes se producen de manera más rápida y fuerte al beber café.

A pesar de lo beneficioso que puede resultar para la salud beber a diario café o té, también puede provocar en nuestro organismo el efecto contrario si abusamos de estos. Cada individuo debe controlar cuánta cantidad de café o té tolera su cuerpo. Lo recomendable es no tomar más de 6 tazas diarias.

Y tú, ¿Eres de té o de café?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *